Alex Fresneda | Simplemente te Quiero
16474
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-16474,single-format-standard,cookies-not-set,,qode-theme-ver-5.6,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Simplemente te Quiero

Ese estado de vivir juntos al que me refería antes
Puede ser variado a lo largo de la existencia de cada uno.
Los motivos que pueden provocar esos cambios o variables son lo que son en cada caso, y no los tenemos que esconder disfrazándolos o bautizándolos con nuevas definiciones de mas o menos actualidad o moda, tratando de engañarnos.

“Ya no coincidimos en nuestros pareceres, ya no tenemos cosas en común, no compartimos muchas cosas, nos encontramos agobiados” , cuando en realidad el que hay que discernir es que es lo que se desea, y si se queda o no queda cariño entre las personas. Ese es el verdadero motivo que proporciona el deseo de estar o no estar Juntos.

Vais a permitirme que os cuente un pequeño pasaje de una película que he visto unas cuantas veces y cada vez que la veo me cautiva como si fuera la primera.

Me gustaría saberlo contar porque es apropiado para este momento, me gustaría que vosotros Juliet y María al menos la ultima frase de este pasaje quedara en vuestro recuerdo para momentos de dificultad que sin duda los tendréis .

En una de las secuencias en las que tienen muchas de las conversaciones intimas los dos principales protagonistas, la madre de la niña y el Granjero, ella guiada por la curiosidad de querer saber mas cosas de la desconocida vida de la persona de la que se esta enamorando le pregunta: “ i porque dejasteis la ciudad?” al que el le contesta: “Ella”, refiriéndose a quien fue su pareja, “siempre decía que en la ciudad no había suficiente espacio”, ella insiste: “y porque no os vinisteis a vivir aquí en el campo junto a la naturaleza donde parece que tu te encuentras tan a gusto?” “Lo hicimos después durante algún tiempo” Le contesta el, “y que paso?” Insiste ella “finalmente me dijo que aquí había demasiado espacio”. Aclara el. Decidida a no insistir mas por si podía llegar a incomodarlo, a modo de disculpa ella susurra mas que afirma. “Tal vez ya no teníais nada en común posiblemente ya no os quedaba nada que compartir” con la premura y prontitud que propicia el conocimiento y la seguridad que se tiene cuando se sabe de que se esta hablando, rebelándose contra esa simpleza a la que a veces reconducimos cuestiones de tanta importancia y transcendencia, el le contesta tajante: “Yo no necesitaba tener nada en común, ni buscaba situaciones ni nada que compartir yo simplemente la quería.

Ese María y Juliet, es únicamente el ingrediente que tenéis que mantener, recordarlo Quererse ….

Categorias
Boda, Video